18 dic 2018 Publicado en: Mundo Ecología Noticias
El Océano es la clave de nuestra existencia, no es solo "AGUA"

Consideremos que tan dependientes somos del océano

El océano es inmenso: cubre siete décimas del planeta, tiene en promedio unos 4.000 metros de profundidad y contiene 1.300 millones. km cúbicos de agua (97% de toda el agua en la superficie de la Tierra). 

Hay, sin embargo, 7 mil millones de personas en la Tierra.  Esto significa que cada uno de nosotros representa  una quinta parte de un km cúbico de océano, es nuestra parte para brindarnos todos los servicios que obtenemos del océano.  Esa quinta parte de una porción de km cúbico genera la mitad de la producción anual de oxígeno que cada uno de nosotros respira, todo el mar, pescado  que cada uno de  nosotros come.   

El océano es una carretera para los barcos que transportan los bienes que producimos y consumimos, lo que implica trabajo y transporte de grandes cargas marítimas.

El fondo marino y los estratos debajo de él contienen minerales, depósitos de petróleo y gas que nosotros utilizamos cada vez más.

Los cables submarinos a través  del fondo del océano llevan el 90% del tráfico electrónico  de comunicaciones, transacciones financieras y intercambio de información.  Nuestro suministro de energía dependerá cada vez más del viento marino, turbinas y olas y mareas de potencia desde el océano.  

Un gran número de nosotros tomamos nuestro vacaciones junto al mar, por tanto nos brinda recreación. El fondo marino es un rico deposito de arqueología.

Para el año 2050, se estima que habrá 10 mil millones de personas en la Tierra. Nuestra porción del océano, o la de nuestros hijos, se habrá reducido a un octavo de un  km cúbico.  La parte reducida  tendrá que proporcionar a cada uno de nosotros oxí­geno, alimentos y agua, mientras que el océano sigue sufriendo por la contaminación y el desperdicio que dejamos entrar en él. 

Los impactos de la humanidad en el océano son parte de nuestra herencia y futuro.  Ellos han ayudado a dar forma a nuestro presente y darán forma no solo al futuro del océano y la biodiversidad como sistema físico y biológico integral, sino también la capacidad de los Océanos para proporcionar los servicios que utilizamos ahora, y que cada vez más necesitaremos utilizar en el futuro y que son vitales para cada uno de nosotros y para el bienestar humano en general. La gestión de nuestros usos del océano es, por lo tanto, vital.

Este contenido es apenas el comienzo de un amplio informe que continuaremos exponiendo (Fuente: ONU)

EcoShop


Publicar comentario